Si mi madre es un carbonero

Si mi madre es un carbonero

soy un gorrión—

una versión más callada,

más rápida,

pero un eco de ella

todavía.

Si mi madre es un carbonero

soy el viento que la empuja.

No porque tengo que hacerlo

sino porque quiero hacerlo.

No sé quién sería si no

lo hiciera.

Si mi madre es un carbonero

soy nada en absoluto.

Soy una cara que la mira.

Soy un alma que la reconoce.

Soy las ramitas temblorosas que usa

para construir un nido.